Wednesday, June 23, 2010

Canço de pages

Ah si tu vinguessis a la Plana de Vic
t'ensenyaria tots els marges del voltant
mentres tú me l'estas pelant.

Avui tots el pagesos
baixan cap el mercat
amb la butxeca plena
el cap ben enlairat
a casa de les meuques han parat.

De les muntanyes tots baixaran
a les muntanyes tots tornaran
mes si tú arrives a mitja nit
ens trobaràs en el brogit.

La Maria de Vic et posarà a to
encara que resti
resti retentiva és bona bona de debó.

En Ton el bordegàs
diu que a ell li agrada el Johnny Cash
també diu que escolta
country, western i blue gras
més autentic qu'ell no el trobaras.

De les muntanyes...

Aquesta és la meva terra
i aquí em plantaran
espero que tots plorin... els quatre trujots que quedaran.

Bones botifarres
tenim nena, tienes que venir
que en cap altre lloc
altre lloc d'Espanya
trobaràs millors embotits.

Wednesday, June 02, 2010

El cese

Aquella noche empezó como todas las noches de los últimos doce años, subiendo una verja mal engrasada y entrando en el local con la única luz de las farolas que se filtraba por unas ventanas dignas de un cuadro de Dalí. Ventanas no practicables, asunto no baladí como se comprobará más tarde. Era un jueves de febrero y aquello era un bar, o mejor, un pub, que viene siendo un bar en el que puedes escuchar música si tienes el oído en buena forma por supuesto para no poder bailar, aunque a día de hoy este es un asunto confuso puesto que las autoridades no han especificado el concepto de baile, tal vez mover un pie, tal vez los dos, uno y la cabeza, en fin, un autentico vacío legal. El día antes se había enterrado la sardina dando fin a los carnavales, demostración de la humildad de nuestro pueblo que bien podía haber elegido una lubina para tamaño acontecimiento aunque en estos tiempos de estrecheces probablemente no se habría considerado correcto. Pongan a la sardina de cuerpo presente, pongan un jueves y añádanle febrero y el resultado de la ecuación será una noche ruinosa. Y lo fue.
A nuestro pequeño empresario, pequeño por el tamaño del negocio, le gustaba la música y esa había sido la clave del modesto éxito del bar, o pub, o como ustedes prefieran. Por los maltrechos altavoces del local, noche a noche, el hombre pinchaba rock, rock duro, indi rock, rock alternativo, pop rock, punk rock y cualquier otra variante del asunto que él considerase relevante. Tal derroche continuado de guitarras eléctricas sumado a una edad respetable, pasaba de la cincuentena, se había traducido en una leve pérdida auditiva y una mayor afinidad por músicas menos agresivas que cultivaba en la intimidad.
Se abrió una cerveza y encendió uno de los innumerables cigarrillos que fumaría aquella noche cuando por la puerta apareció Luis Moro, sonriente y considerablemente animado. Luis, cliente habitual, amigo, doctor en derecho penal y cantautor eléctrico o acústico,, dependiendo de las posibilidades del momento, era un tipo cercano y entrañable que en medio de una notable crisis personal acababa de lograr su doctorado a la par que intentaba acabar su nuevo disco, proceso que lo sumía en un mar dudas e indecisiones. A nuestro hombre le alivió su llegada seguro de que le traería un buen rato de compañía y conversación animada. Tras la llegada del flamante doctor llegó una pareja y luego otra pareja más. Esta última presentaba una notable peculiaridad, vestían igual. Ellos vestían de azul y él vestía de gris, como en Casablanca pero al revés, allí los nazis eran los que vestían de gris. Se preguntarán quienes eran los integrantes de la extraña pareja, pues no se trataba ni de gemelos ni de los rezagados integrantes de un antroido, no señor, se trataba de la policía y traían un papel en sus manos. La pareja policial se trataba de una pareja tradicional, es decir heterosexual, lo que intento explicar es que se trataba de un policía y una policía. Perdonen que a veces me lie pero obviamente no soy un profesional de las palabras, bueno, a lo que iba, fue ella la que se acercó a nuestro sufrido empresario.
-Buenas noches- Le dijo ella, educada y hasta un poco conmovida..
-Buenas noches agente- Contestó él intentando que no se notase que se le estaba cayendo el mundo encima, bueno, el mundo y todo el sistema solar.- ¿ Malas noticias?
-Malas- Asintió la representante de la ley extendiendo el documento- solo hemos leído el final.
Y eso fue lo que él hizo, leer el final. “ cese de actividad inmediata”. Eso es lo que decía el final. Ese era el final del infausto documento y al mismo tiempo el principio real de nuestro relato. “Cese de actividad inmediata”, un buen título para lo que quiera que sea esto.

Daniel Cohn-Bendit (subtitulado en español) sobre ayuda económica a Grecia.

Tribeca informa.

Hace ya más de dos meses este local fue objeto de un cese de actividad inmediata por parte del Exclmo. Ayuntamiento de La Coruña al detectarse una serie de deficiencias administrativas en el momento de su apertura doce años atrás. En ningún caso en el cierre del negocio medió denuncia ni queja alguna por parte de terceros. Queremos agradecer las innumerables muestras de apoyo recibidas en este tiempo así como ofrecer nuestras disculpas ante la imposibilidad de avisar a nuestra clientela de dicho cierre.
El TRIBECA ha intentado ser en estos doce años de vida un lugar de encuentro para toda la gente que ha atravesado sus puertas sin importar su origen, condición o indumentaria. Con la música como nexo común, música, es decir, cultura, hemos intentado construir un pequeño espacio de tolerancia y libertad y así seguirá siendo mientras el que esto suscribe siga al frente. Bienvenidos y una vez más gracias por vuestra presencia.

Firmado:
José Luis Otero