Friday, May 01, 2009

Mucha e Nucha

Esta vez non estou dacordo con César Casal, penso que nin os de Carral nin os de Riveira son despectivos cos galegos.


Y a sé que, para el humor, es muy importante tener sentido del humor. Como para el amor. Ya sé que me dirán que soy un acomplejado por lo que voy a escribir, que soy un gallego más que no encaja que se rían de su condición de gallego. Pero si no me gustaban los Tonechos con sus chistes de boina, casco y pijama, tampoco creo que sea un acierto lo que hacen, o más bien deshacen, Mucha e Nucha en la TVG. Parecemos condenados a los chistes con acento, a la carcajada de sal gorda para verbena con pulpo. Me da igual que sea gheada que acento andaluz. Aquí siempre volvemos a Xan das Bolas y a Beatriz Carvajal, el eterno retorno. Y no salimos de ahí. Ya está bien. ¿No éramos los gallegos expertos en reírnos de nosotros mismos, pero con inteligencia, con retranca, y no de una forma tan obvia? ¿No conectábamos tan bien con el humor inglés, esos parientes cercanos del norte que obligan siempre a pensar antes de echarse a reír? Dos hombres haciendo de mujeres aldeanas con un guión de trazos gruesos echa para atrás a cualquiera con un mínimo de sensatez. Por supuesto, Mucha e Nucha tienen un éxito importante. Como había pasado con los Tonechos. Ridiculizar es el atajo más corto para triunfar en la carcajada. Es una pena que no salgamos de la burda parodia. Y que no seamos capaces de descubrir alguna estrella para la televisión que no escriba sus textos con un arado.

César Casal

7 comments:

Rocío said...

Ese sentido do humor, que vemos reflexado en Mucha e Nucha tíñao a xente de antes, e desgraciadamente hai quen renega do que somos, así é que perdemos o pouco que nos queda da nosa cultura, xa estamos perdendo o idioma, e ó parecer tamen queremos perder o noso caracteristico humor.

Anonymous said...

ten razon rocio, a xente que lle da vergonza o humor de mucha e nucha, e que lle da vergonza tamen a nosa cultura, os nosos avos, e o noso pasado. vIVA GALICIA, OS GALEGOS AS ALDEAS, E TODA A XENTE QUE NON QUERE OLVIDAR O NOSO PASADO

nacho said...

os nosos avos non eran tan subnormales como estos dous, e eu son galega ata os pes, estos dous non sei o que son, pero galegos non dende logo

Anonymous said...

Son jorge...
nacho ti qe falas de qe eres gallego non sei o qe eres de verda.Se tuberas algo de sentido comun saberias qe son unhos humoristas daqi a maña.E eu son un dos qe o sige.Os qe son galegos de verdad entenderian o humor pero nacho,ti gallego dende logo qe non eres...VIVA NUCHA MUCHA E CARMUCHA PEPUCHA LUCHA E GELUCHA...

Rosa said...

En primeiro lugar, o que escribeu este artículo, non sei que tal galego se sentirá, porque, asi de primeiras escribeo, en castelan, e eso moi galego non é.
Mucha e Nucha fala do que nos rodea, claro que se vives, na Coruña, en Vigo ou en calqueira outra cidade galega, quizais non teñas nin idea da verdadeira Galicia. Pasadevos polo rural e veredes moitas Muchas e moitas Nuches, e moitas Pepuchas, e eso non e MALO!! eso é o que ENRIQUECE a Galicia!! Pareceme precioso poder ver reflexado o meu mundo en Muche e Nucha. E EU TAMEN TEÑO ACENTO GALEGO, E QUE!!!

tibet libre said...

el humor ingles d mr bean o benny hill, eso es humor? eso si es patetismo.
me parece q lo tuyo es renegar de galicia si admiras el extrangero.
a mi personalmente los tonechos no me gustaban en absoluto,
pero esta pareja me parece que lo borda, no se que galicia conoces tu, pero yo me crié y vivo en el rural, y mis padres, mis vecinos, mis abuelos y toda la gente que me rodea aqui me parecen iguales a nucha y mucha, y no es una ofensa, me recuerda un monton mi infancia.
me parece que eso si es reirse de uno mismo, y no ridiculiza sino que caricaturiza, cosa que por ejemplo, tambien hacia Castelao, y no creo que nadie dude sobre su galleguismo.
no se si es que eres un urbanita, o simplemente tienes problemas psicologicos de sentimiento de inferioridad o algo, pero hay que sentirse muy poca cosa para verse ofendido por esto.

vincenzolaguardia said...

El artículo es de César Casal, no mío.